miércoles, 30 de marzo de 2016

No hay mayor pérdida de tiempo que llorar por alguien que no merece ni siente tus lágrimas